miércoles, 31 de marzo de 2010

Amor de madre



LA MADRE LA QUIERE EN SU VIENTRE


Entonces la madre
al ver a la hija herida por la vida
se pregunta por qué no puedo volver
a tenerla en mi vientre
donde estaría segura y en paz
donde no la herirían las penas de amor
ni la traición de su mejor amiga
ni la angustia por la muerte.
La madre sabe que es imposible
pero cuanto desearía brindarle a su hija adolescente
el nido que le otorgó quince años atrás
y no le da alivio saber
que el río casi al llegar al mar
no puede remontar sobre su caudal
ni que el alto álamo puede volver a ser semilla.
La madre abraza a su hija
y su abrazo tiene mucho de nido
las ramas y las hojas son la ternura
en la copa del árbol de la vida.

Osvaldo Ulloa

Escuchar: Ana Belén, Niña de agua

2 comentarios:

Ro dijo...

Que alegoría más bella. Crecer 'duele', y no hay manera de echar para atrás el tiempo... pero esa contención de los brazos maternos es efectivamente una manera de sentirse a salvo. Que te puedo decir si yo aun acudo a mamá, y aunque esté a la distancia, por teléfono, la siento cerca de mí. Ella padece con su hija, comparte y consuela.
Que hermosa oportunidad de reconocer que gracias a ese amor, nuestra alma concilia la vida en un corazón en paz.
Un bezo grande
Ro

Cati dijo...

Qué hermoso comentario, Ro, gracias de corazón, amiga. Un abrazo.