miércoles, 3 de diciembre de 2008

A James Bond no le gustan los gatos

James BondLejos están los días en que los enemigos de James Bond tenían ojos sangrantes, cicatrices o gatos peludos como mascotas.

En las últimas películas de la saga hace tiempo que prescindieron del factor kitsch y los enemigos del agente 007 no tienen ya rasgos típicos de villanos, pues según dicen los responsables, su anónima maldad los hace más reales y aterradores.

Con mucho tacto, los malvados agentes del Servicio Secreto Soviético (el SMERSH) de los libros de Ian Fleming fueron erradicados de las primeras adaptaciones al cine: la Guerra Fría estaba en su apogeo y no era cuestión de ir provocando.

En su lugar, se colocó a SPECTRE (Special Executive for Counter-Terrorism, Revenge and Extortion), una organización free-lance emperrada en dominar el mundo y liderada por Ernst Stavlo Blofeld, imagen arquetípica del villano eslavo en plena guerra fría.

Las manos de Blofeld
En esas primeras películas, la cara de Blofeld nunca se mostraba, sino que se presentaba al espectador como una figura en la sombra, guiando los eventos desde su yate de lujo amarrado en Venecia. Lo único visible del malo eran sus manos con el intrigante anillo en el que aparece dibujado un pulpo, sosteniendo un fascinante gato blanco de angora.

Al principio, ni siquiera salía el nombre del personaje: se le llamaba simplemente "Número Uno", aunque aparecía en los créditos como Ernst Blofeld, y los actores que lo interpretaban aparecían ocultos simplemente como "?", enfatizando así el misterio tras el personaje. En películas posteriores se empezó a mostrar la cara de Blofeld interpretado por diferentes actores.

Donald Pleasance
Entre los actores que interpretaron al malvado Blofeld, el más memorable es Donald Pleasance en "Sólo se vive dos veces" (You only live twice, 1967), que estableció la popular imagen del Blofeld pequeño y calvo, (tan parodiado en películas como "Austin Powers", con gato incluído) con una gran cicatriz en su ojo derecho y dotado de una petulancia infantil que le llevaba a perder los nervios fácilmente.

Luego vino Telly Savalas, el futuro Kojak, en "007 Al servicio secreto de Su Max Von SydowMajestad" (On Her Majesty's Secret Service, 1969), Charles Gray, un reputado anticuario que trabajaba esporádicamente como actor de cine y teatro, en "Diamantes para la eternidad" (Diamonds are Forever, 1971), y el gran Max Von Sydow en "Nunca digas nunca jamás ("Never Say Never Again", 1983).

Pero aún así, en la mente de muchos perseveraba la idea de que el verdadero villano era el gato, siendo el humano un simple androide manejado por control remoto. Por cierto, a mí tampoco me gusta James Bond, aunque Daniel Craig está bien bueno :-)

Toda la información sobre Blofeld, el malo malísimo, aquí: Ernst Stavro Blofeld
Escuchar: James Bond theme (Monty Norman y John Barry)

5 comentarios:

Ida dijo...

Yo creo qu es el contrario a james Bond le gusta mucho los gatos porque en fin son como el misteriosos....

MiKE dijo...

Apenas hoy vi el ultimo y pues.. que tristeza : historia estupida, actores demasiado pagados por lo que hacen y un fin.. 000 !

Cati dijo...

A mí nunca me han gustado mucho las pelis de James Bond, vista una vistas todas ^-^

Alexandre Vaudeville dijo...

¿Entonces James Bond era más de perros? ;) Creo que a una máquina de matar como él no le gustan ni los animales ni siquiera las personas, bueno las mujeres son una excepción, eso si, de manera excepcional.

Respecto a gatos y villanos y rostros, siempre me ha hecho gracia la serie de el Inspector Gadget y su nemesis el Dr. Gang (personaje que deduzco que está inspirado en los malos del citado Bond), nunca se le veia el rostro y la verdad es que el gato tenía pinta de malo, malísimo, quizás se confirma tu teoría.

Saludos.

Cati dijo...

Parafraseando a Mae West, los gatos cuando son malos son mejores :-)