lunes, 7 de marzo de 2011

Medalla de oro

Guepardo

El nombre guepardo proviene del griego"gatopardos" y del latín medieval gattus pardus, con el significado de "gato leopardo"; también llamado chita (del hindi chiitaa, que, probablemente tiene su origen en el sánscrito chitraka, o "el de los topos").

Como espíritu animal, el guepardo (acinonyx jubatus), simboliza la rapidez, la perspicacia y la concentración. De todos los "grandes gatos", él es el más rápido, capaz de alcanzar velocidades de más de 100 km/h en tres segundos, (entre 95 y 115 km/h en carreras cortas de un máximo de 400 a 500 metros). Esta increíble muestra de aceleración hace del guepardo el animal terrestre más rápido del planeta. Su gran pecho acomoda un corazón que acelera rápidamente cuando hace falta. Su éxito como cazador depende de su velocidad y de su habilidad para acabar con su presa con un poderoso mordisco en la garganta.

Devorar su presa antes de que otros depredadores lleguen a la escena es esencial para el guepardo, dado que su excepcional esfuerzo físico suele dejarle exhausto y vulnerable. La opción de subir su presa un árbol, como hace su primo el leopardo, está más allá de sus fuerzas.

Gregory Colbert

Su forma de actuar es casi científica. Como un muelle que acumula energía para efectuar un único salto, el guepardo no se precipita durante la caza. Otros depredadores, como el león cuando está hambriento, desperdician energías corriendo sin mucho tino detrás de las presas. El guepardo, en cambio, espera. Y cuando finalmente empieza a correr, acierta en la mayoría de las ocasiones. Su efectividad se ha estimado en un 60%, frente a poco más del 25% que consigue el león. Claro que el guepardo pesa tres veces menos y corre el doble de rápido.

Tiene una vista privilegiada, que aprovecha para observar a sus víctimas desde la distancia, tumbado en un promontorio o subiéndose a un árbol. Es paciente y tranquilo; sabe escoger su presa y esperar el momento adecuado.

Gregory Colbert

El guepardo, único representante del género Acinonyx, es un miembro atípico de la familia de los félidos y no sólo por su velocidad . A diferencia del resto de los felinos, sus uñas no son retráctiles sino que le sirven para aumentar la tracción. Tampoco puede rugir como los otros grandes felinos (león, tigre, leopardo y jaguar), ya que carece de la estructura anatómica adecuada, en cambio emite un ruido muy parecido al de las aves. Es mucho menos agresivo que otros felinos grandes y puede ser domesticado.

Los egipcios antiguos comúnmente los conservaban como mascotas, y también eran domesticados y entrenados para cazar. Esta tradición llegó a los antiguos persas y luego a la India. A pesar de su tímida naturaleza, los cachorros de guepardo (que nacen sin manchas) han sido mascotas de la aristocracia en múltiples ocasiones. Hace más de 5000 años, los Sumerios eligieron esta bella y elegante criatura como mascota real, y Gengis Khan fue conocido por su afición a los guepardos.

Gregory Colbert

Una leyenda africana cuenta cómo el guepardo consiguió sus características manchas conocidas como "manchas de lágrima", ya que parecen derramarse desde sus ojos. La historia dice que, creyendo que sus cachorros habían sido robados por un cazador sin escrúpulos, la madre Manchas de lágrimaguepardo abandonó su caza para buscarlos. Mientras tanto, el cazador robó la presa que el guepardo había cazado con gran esfuerzo.

Tanto lloró el guepardo, que sus lágrimas hicieron manchas en su piel. Finalmente, la justicia prevaleció: los cachorros fueron recuperados y el cazador castigado. Las lágrimas del guepardo se convirtieron en un recordatorio de que las sagradas tradiciones de la caza deben prevalecer, convirtiendo al guepardo en un símbolo de honor y respeto.

Fotografías 1, 2 y 3: Gregory Colbert

Fuentes: Wikipedia, Tatuarte

2 comentarios:

Candela dijo...

Wow! Las ilustraciones que has elegido son realmente impresionantes!

Cati dijo...

Gracias, me encantan las fotos de este hombre y la fotogenia del animal y los niños hace el resto.