martes, 23 de octubre de 2012

Con pocas palabras
























Primero tintinearon los vasos,
luego nosotros, a dos voces,
pero nada se hizo añicos.

Fuertes golpes (Günter Grass)