jueves, 4 de febrero de 2010

El ilustrador de América

Triple Self PortraitMe entero por Google de que ayer se cumplían 116 años del nacimiento del más famoso ilustrador popular de Norteamérica, Norman Rockwell (1894-1978).

Fue ilustrador de periódicos y revistas importantes, como el Saturday Evening Post, al que Rockwell calificó como "la ventana al público más grande de América" y con el que colaboró como ilustrador oficial durante 47 años.

Fue el pintor de la cara amable de la sociedad norteamericana, el artista que encarnó la La chispa de la vidaimagen que del país tenían sus ciudadanos como cultura ejemplar y tierra de promisión.

Usando óleos y una técnica realista impecable, idealizó a la sociedad estadounidense con multitud de retratos llenos de humor y sentimentalismo.

A lo largo de su carrera realizó más de 4000 ilustraciones: sus portadas, anuncios, ilustraciones y demás publicidad (Coca-Cola, McDonald's,...) fueron repetidas e imitadas hasta la saciedad, aunque su perfección y conservadurismo formales le ganaron elEn el despacho del director absoluto desprecio de las vanguardias.

Aunque fue una persona de talante sereno y profundamente reflexivo, sufría de leves depresiones constantes, y también pasaba ocasionalmente por hondas crisis de autoconfianza con respecto a su arte, incapaz de sentirse ubicado o integrado entre las corrientes artísticas de entonces; no hay que olvidar que llegado el siglo XX, la ilustración pasó a ser un arte arcaico, por lo que Rockwell se quejaba habitualmente de que "nunca iba a poder crear una gran obra, una obra maestra", y que se sentía sobrecogido por otros artistas y comúnmente infravalorado.

Las primeras obras de Norman Rockwell tienen un profundo sentido anecdótico; proliferan, durante Ligando en New Yorkprincipios de siglo y los primeros años veinte y treinta, las obras que representan a niños en diferentes actitudes, siempre enfatizando los detalles propios del carácter infantil: corriendo, burlándose de otros, tomando el desayuno, yendo a la escuela o jugando al béisbol.

En torno a los años treinta y cuarenta, profundizó en un tipo de representaciones que cada vez ganaron mayor significación en su obra global, como los dedicados a la crítica social o a ensalzar ciertos valores o virtudes del pueblo norteamericano y de la raza humana en general. Algunos de sus trabajos respiraban un aire patriótico, valor por entonces tenido muy en cuenta debido a la entrada de Estados Unidos en la guerra, como sucede con "La lealtad del Boy Scout", o el cuadro de carácter publicitario pro-soldados americanos, titulado El problema con el que convivimos todos"Démosle suficiente y a tiempo", ambos de 1942. El resto de su obra en estos veinte años se caracteriza por reflejar la sociedad norteamericana de entonces y sus convenciones sociales.

De esta convulsa época destaca su serie de "Libertad", formada por cuatro cuadros: "Libertad de la necesidad", "Libertad de expresión", "Libertad del miedo" y "Libertad de culto", considerada por muchos su obra maestra, plena en emoción, detalles y solemnidad.
Tom Sawyer, Ilustración 6
Ya en la década de los 50 y 60, Rockwell volvió a sus temas amables y tiernos, representando imágenes navideñas, familias reunidas, viajes familiares en automóvil, interiores de tiendas o barberías, heladerías con niños, e incluso hizo algunas obras repletas de ironía, como "El entendido", de 1962, donde representó a un hombre de espaldas observando con pose afectada un cuadro perteneciente al expresionismo abstracto, propio de pintores como Pollock, por los que Rockwell se sentía atraído.

Fueron llegados ya mediados de los 60 y principios de los 70, cuando Rockwell recuperó su punto mordaz y crítico con la sociedad: los cambios políticos que entonces sufrió Norteamérica, entre ellos la lacra del racismo y la investidura del presidente Kennedy, fueron tomados e La regla de orointerpretados por Rockwell, quien siempre abogó por la multiculturalidad, la integración y sobre todo, la defensa del débil y el apoyo a los negros perseguidos o insultados.

De este período destacan obras impactantes como "El problema con el que convivimos todos", de 1964, donde representa con delicada intensidad a una niña negra que tiene que ir escoltada a la escuela, víctima de los insultos y agresiones de otros ciudadanos; o el magnífico lienzo "La regla de oro", de 1961, donde queda patente su pasión por la defensa de los derechos humanos, su religiosidad y su respeto a todas las razas.

Ver más: Best Norman Rockwell Art

Escuchar: Sam Cooke, Wonderful world

3 comentarios:

Ro dijo...

Me ha encantado el post, y las imágenes son históricas y muy bellas.
Gracias por compartir.
Un abrazo
Ro

Cati dijo...

Gracias, guapa, Rockwell fue un dibujante extraordinario. Un beso.

Ro dijo...

Amiga Cati, escríbeme a mi correo, tengo un obsequio para ti:
bruja.curandera@gmail.com

abrazo apretado
Ro