viernes, 15 de octubre de 2010

Gatoanálisis



Sigmund Freud es, sin duda, uno de los pensadores más influyentes del siglo XX. Su teoría de que nuestras mentes guardan recuerdos y emociones en nuestro subconsciente transformó la forma de estudiar la mente humana.

Freud decía que a lo largo de la historia, hubo tres grandes humillaciones. El descubrimiento de Galileo de que no somos el centro del Universo; el descubrimiento de Darwin de que no somos la corona de la creación; y su propio descubrimiento de que no controlamos nuestra propia mente.

Las terapias que utilizan la existencia de dificultades en la infancia o emociones reprimidas para explicar problemas emocionales empiezan con él.

Su teoría del psicoanálisis sostiene que las emociones enterradas en la superficie subconsciente suben a la superficie consciente durante los sueños, y que recordar fragmentos de los sueños pueden ayudar a destapar las emociones y los recuerdos enterrados, puesto que, según su teoría, todo sueño es interpretable.

No sé cómo interpretó Freud los sueños con gatos, pero las creencias populares tienen su particular opinión al respecto:

* Si soñamos con un gato (el informante no especifica el color), el amor nos mostrará su aspecto más cruel.

* Cuando se soñaba que se comía un gato, se debía estar atento con la salud, ya que la presencia del gato en el sueño, nos indicaba que caeríamos enfermos.

* Si en los mismos sueños o en otros aparecen gatos negros, estos nos advierten que nuestro comportamiento moral con nuestros semejantes será deleznable y egoísta.

* Y si en nuestras manifestaciones oníricas resaltan crueles peleas de gatos que riñen sañudamente, poner nuestros bienes y pertenencias a buen recaudo..., ya que estamos siendo o seremos robados.

* Teníase por seguro y por muy cierto, que el soñar con un hermoso gato blanco significaba aventuras de las que sacaríamos provechosas consecuencias y experiencias.

¡Dulces Sueños!

Fuente: Revista de Folklore

2 comentarios:

Ro dijo...

¡Que interesante! pues quiero soñar con gatos blancos como los mios jejeje
Gracias, ahora ¡a soñar!

Cati dijo...

¡Dulces sueños, guapa! Espera, que ronroneo un poco... :D