lunes, 19 de abril de 2010

Suzanne



«De alguna manera sé que estoy en esta canción, o que esta canción está en mí, que me ha conformado desde niño, me ha acogido y me ha ayudado a abrir los ojos, o, más bien, que ha metido mi mirada hacia dentro de una manera definitiva. Amo a esta canción como a una persona. Lo más parecido que conozco al don de lágrimas es lo que me ha ocurrido alguna vez al escucharla. (...) La considero un sacramental. Me gustaría que me la cantaran mis hijas el día de mi muerte.» (Álvaro de la Rica)

Suzanne fue la primera canción que escuché de Leonard Cohen; visto con la perspectiva que nos da el paso del tiempo, diría que era casi una niña, aunque entonces no lo sintiera así, claro, Suzannetendría yo 16 o 17 años.

Me impresionó inmediatamente la melodía y la voz profunda y monocorde y me produjo una extraña sensación entre mística y melancólica que todavía siento al escuchar su música. De la letra me enteré después, gracias a las magníficas traducciones que han hecho del poeta y músico canadiense Jorge Ferrer-Vidal y Alberto Manzano.

Parece ser que Leonard compuso esta canción tras conocer y tratar con una chica que le dejó una honda impresión. Ella era la mujer de un escultor amigo y Leonard pasó con ella un par de Suzanneveladas tomando té y naranjas.

Con el tiempo, Suzanne Verdal, que así se llama la musa, fue entrevistada por una cadena de televisión en California. En ese momento, Suzanne vivía en una pequeña caravana móvil de madera y con el tiempo se había convertido en una persona sin hogar, cercana a la miseria. Aunque, por otra parte, también hay referencias a ella como instructora de danza y masajista.

Tras escribir un poema sobre ella, Cohen acabó componiendo una canción que interpretó en primer lugar Judy Collins (la de los maravillosos ojos azules que cantó Stephen Stills), luego el mismo Cohen y un larguísimo etcétera más tarde.

Dejo aquí la traducción del poema original que dió origen a la canción, en versión de Jorge Ferrer-Vidal (Leonard Cohen, Poemas escogidos, Plaza & Janés Editores, 1979):

Suzanne te lleva (Suzanne takes you down)

----Suzanne te lleva
a su casa junto al río,
puedes oír el paso de las barcas
puedes permanecer toda
la noche junto a ella.
Y sabes que está medio loca
pero tal es la razón por la que quieres estar allí
y te ofrece té y naranjas
que llegan por lejanos caminos desde China.
Justo cuando te propones decirle
que no traes ningún regalo para ella,
te toma en la marea de sus olas
y deja que el río testifique
que ella siempre te ha amado.
------Y tú aceptas viajar con ella
------quieres viajar a ciegas
------y sabes que ella puede confiar en ti
------porque has tocado su cuerpo perfecto
------con tu pensamiento.

----Jesús fue marinero
cuando caminó sobre las aguas
y pasó largo rato observando
desde una solitaria torre de madera
y cuando estuvo seguro
de que sólo podían verle los hombres que se ahogaban
dijo Todos los hombres serán marineros
hasta que el mar los libere
pero Él mismo fue destrozado
mucho antes de que se abriese el firmamento,
abandonado, casi humano,
se hundió bajo tu sabiduría como una piedra
------y tú quieres viajar con Él,
------quieres viajar a ciegas
------y en Él crees poder confiar
------porque tocó tu cuerpo perfecto
------con su pensamiento.

-----Suzanne toma tu mano
y te conduce hacia el río
va vestida con harapos y plumas
de los mostradores del Ejército de Salvación.
El sol se derrama como miel
sobre nuestra señora del puerto
cuando ella aparece donde tú miras
entre basuras y flores,
hay héroes en las algas marinas
hay niños en la mañana
que tienden hacia el amor
que tomarán siempre ese camino
mientras Suzanne sostiene el espejo.
------Y tú quieres viajar con ella
------quieres viajar a ciegas
------y estás seguro de que ella puede hallarte
------porque se ha tocado su cuerpo perfecto
------con el pensamiento.

Gracias por la información a: Sentados sobre el filo.blog

3 comentarios:

Ro dijo...

Toda una historia de amor (Platónico) que nos recuerda que hay muchas manras de amar.
Sutil entrada, me senti en el campo.
Gracias, abrazos
Ro

Cuarzo dijo...

Muy bonito, el poema no lo conocia, la cancion si la conocia y me gusta mucho.
Mucha gracias por la informacion guapa. Un beso

Cati dijo...

Curiosamente, después Leonard Cohen tuvo una pareja llamada también Suzanne con la que tuvo dos hijos. Me alegro de que os haya gustado. Besos.