lunes, 26 de noviembre de 2012

Suave patria



"La única patria decente, dice Fernando Savater, es la infancia. Todos tenemos una patria así. En ella están los lugares en los que vivimos, la lengua con que aprendimos a nombrar el mundo y a disipar el miedo a la ausencia de los seres amados. Están los juegos misteriosos, las olorosas fiestas en la cocina, las historias que escuchamos de los labios de los adultos, las primeras lecturas, las canciones que acompañaron nuestro despertar a la vida, los cines y las películas amadas. Y esa patria oculta, secreta, nada tiene que ver con las banderas, los himnos, las fingidas lecciones de la historia, los tertulianos y los equipos de fútbol que pueblan esos parques temáticos de la identidad a que tan proclives son todos los patriotismos. Tiene que ver con aquello de lo que no somos dueños, representa lo más íntimo y escondido de cada uno, pero es también la puerta por la que entra en nosotros el mundo con toda su diversidad."

Gustavo Martín Garzo
Fragmento del artículo "Suave patria"
Leer artículo completo aquí: elpaís

Fotografía: Walter Chandoha

5 comentarios:

Noemí Risco Mateo dijo...

Estupenda afirmación. Comparto la idea de Savater sobre la patria=infancia :) Yo tengo una mezcla al vivir en varios lugares.
Gracias por otra sonrisa que me sacaste :)

Cati dijo...

Estoy de acuerdo contigo y con Savater, creo que además todos tenemos algo de Peter Pan :) Saludos y gracias.

Gema dijo...

Bonito artículo y bonita foto, q bien escribe Savater su filosofía tiene mucho de real.

Gema dijo...

Linda foto, de donde la sacaste?o venía c el artículo?La verdad es q Savater es un gran pensador o filósofo, a mi me gusta leerlo bastante, pq. pinta c la filosofía la realidad,creo q tiene mucho de razón en muchas de sus afirmaciones y en lo de la infancia le doy la razón.

Cati dijo...

Hola, Gema. La foto la había visto antes y me pareció que quedaba bien. De Savater he leído "La infancia recuperada", que me gustó mucho, y artículos en prensa; creo que es uno de los grandes intelectuales de este país, a los que, por cierto, se les echa de menos en estos tiempos tan duros que estamos viviendo. Saludos.