lunes, 26 de julio de 2010

Alegría

Mary Beth Mckenzie

Llegué por el dolor a la alegría.
Supe por el dolor que el alma existe.
Por el dolor, allá en mi reino triste,
un misterioso sol amanecía.

Era alegría la mañana fría
y el viento loco y cálido que embiste.
( Alma que verdes primaveras viste
maravillosamente se rompía. )

Así la siento más. Al cielo apunto
y me responde cuando le pregunto
con dolor tras dolor para mi herida.

Y mientras se ilumina mi cabeza
ruego por el que he sido en la tristeza
a las divinidades de la vida.

José Hierro
Pintura: Mary Beth Mckenzie

2 comentarios:

Ro dijo...

Precioso y mas que cierto poema del inspirado José Hierro, me llena de esperanza por que seguramente un mar de alegría me aguarda luego de tanta tristeza.
Gracias por compartir, abrazos.
Ro

Cati dijo...

Bueno, Ro, si no creyéremos en un futuro mejor, sin esa esperanza, ¿qué justificación encontraríamos para levantarnos cada día? Un abrazo.