lunes, 25 de enero de 2010

Tengo los pelos de punta

¡Cuidado conmigo!

Cuando un gato se siente amenazado, lo primero que hace es empinar sus extremidades traseras, arquear la espalda en forma de U invertida y erizar todo su pelo. Además, para aparentar más ferocidad, esconde las orejas inclinándolas hacia atrás, abre la boca lo máximo que puede para enseñar sus colmillos y bufa.

Con este impresionante despliegue, que no es más que un mecanismo de defensa, el felino busca aparentar que es mucho más grande de lo que es en realidad. Si con todo esto no logra espantar al enemigo, sólo le quedan dos alternativas: o huir o enfrentar el combate.

Según una bonita leyenda mexicana que he encontrado en la Red, los gatos son los protectores de sus amos. Cuando por la noche, los seres malignos se acercan y tratan de llevarse el alma del dueño, el gato con su ronroneo les dice "no, no, no, no, no...".

Entonces, los seres oscuros le dicen al gato que si logran contar todos los pelos de su felino cuerpo, el gato deberá entregar el alma de su amo; empieza el conteo y cuando el gato se da cuenta que ya están por contar los últimos pelos, este animalito santo y bendito se eriza y con ello logra que pierdan la cuenta, salvando así el alma de su amo.

Fuente: Mi Gato

4 comentarios:

Cuarzo dijo...

Bonita e interesante leyenda, la verdad es que impresiona cuando un gato se pone gallito y te da unos bufidos.

La cancion muy buena, felicidades, un beso gatita...miauuu

Cati dijo...

Ya sabes, no te pongas tontito que te meto, fiuuuuuuuuu......

Ro dijo...

Que interesante post, si, hay muchos mitos y leyendas sobre nuestros queridos mininos; cada día aprendo algo sobre su comportamiento, me gusta convivir con ellos, tengo tres gatos blancos guardianes jejeje

Te dejo un abrazo
Ro

Cati dijo...

Pues sí, Ro, además esta leyenda he leído que es de tu país ¿la conocías? Besitos de mis guardianes a los tuyos ^-^