miércoles, 7 de octubre de 2009

No seamos pardillos



Casi todo el mundo conoce este famoso dicho y su significado: la oscuridad nos oculta la belleza o las imperfecciones de aquello que contemplamos.

Sin embargo, pocos saben por qué nuestros ojos pueden ocasionarnos más de un disgusto por fiarnos de ellos en plena oscuridad.

En cuanto a los órganos de los sentidos se refiere, el ser humano no tiene el poderoso sentido del olfato de los perros, ni la vista de un águila y tampoco el oído de las belugas.

En cuanto al órgano de la visión, todos tenemos un punto ciego del cual no somos conscientes, una pequeña zona en cada ojo en la que no podremos ver nada. Pero las imperfecciones de la vista que vienen "de serie" en el ser humano no terminan con el punto ciego.

Cuando la oscuridad hace acto de presencia, este sentido se vuelve bastante penoso, ya que somos incapaces de distinguir los colores. De ahí el famoso dicho, porque en ausencia de luz, las cualidades estéticas de aquello que vemos se nos escapan en su mayoría y terminamos viendo todo en una escala de grises.

El fenómeno no es baladí, puesto que tiene su influencia en ciertas situaciones de la vida. Por ejemplo, cualquier estafador sabe que la mejor oportunidad de colar algo viejo como nuevo es durante la noche. También son muy cotidianas para muchas personas las "sorpresas" en el despertar con un ligue de la noche anterior y descubrir que éste no era, lamentablemente, como lo recordaba. Y es que, dejando a un lado el efecto "estilizador" del alcohol, una buena ausencia de luz puede ayudar mucho a aquellos hombres y mujeres menos favorecidos físicamente. Que las discotecas y pubs suelan ser lugares más bien poco iluminados no es algo que ocurra por casualidad. Además de ofrecer un espacio más "íntimo", la oscuridad es la aliada de las imperfecciones.

Toda esta incapacidad de no poder distinguir los colores cuando no hay luz o ésta es muy débil se la debemos a nuestra retina. La retina se encuentra en la parte trasera e interna del globo ocular. Está formada por una serie de células diversas y receptores nerviosos de luz a partir de los cuales se codifica la señal luminosa y se transmite, mediante impulsos nerviosos, hasta el cerebro para terminar dando lo que nosotros llamamos "vista".

Hay básicamente dos tipos de receptores: los conos y los bastones, llamados así por la forma que tienen. Los conos son los que aportan color a nuestra vida (y nunca mejor dicho) gracias a ellos podemos ver los colores. Sin embargo, tienen un inconveniente, sólo nos permiten ver los colores a partir de cierta intensidad lumínica, es decir, que sin la suficiente luz no podemos captar los colores porque estos receptores no funcionan, y entonces sólo podemos ver en escalas de grises.
Gatísimo, Orquesta Platería
¿Y por qué sólo en grises? Porque los bastones, el otro tipo de receptor de la retina, responden mejor ante un mínimo estímulo de luz y nos permiten ver tonos entre el blanco y el negro. Además de esto, también hay que tener en cuenta la gran diferencia de cantidad de ambos receptores: más de cien millones de bastones por tan sólo entre 3 y 7 millones de conos. Sin embargo, el "rendimiento" funcional de los conos, aún en menor cantidad, es mayor con respecto a los bastones.

Así que, recuerda, cuando creas que van colarte gato (pardo) por liebre en una noche, piénsatelo mucho antes de fiarte de tus ojos. ¡No seas pardillo!

10 comentarios:

Jose Jaime dijo...

me ha gustado mucho leerlo.

un saludo

Cati dijo...

Me alegro Jose, a mi también, jeje, gracias. Un saludo ^-^

Nafire dijo...

me ha gustado mucho muy bueno si los profesores explicaran de una forma tan amena las cosas no habria tanto fracaso escolar un saludote

Cuarzo dijo...

Pues eso que no nos den gato por libre, aunque para eso no hace falta que sea por la noche, te la pueden meter a cualquier hora del dia y no solo en el fisico. Sin ir mas lejos por aqui por la red que todos somos muy buenos y muy bonitos.

Intersante post, felicidades.
Un beso gatita.

Cati dijo...

Hola, Nafire, menudo tema has ido a sacar, el fracaso escolar, qué problemón, si lo primero que hay que motivar son las ganas de saber, lo demás viene solo... Un besote ^-^

Cati dijo...

Tú, cariñito, como siempre, dí que sí, mi madre siempre me lo decía: piensa mal y acertarás, jaja... Besos.

Anónimo dijo...

Hola estoy escribiendo a todos los blogs que leo para informar sobre una iniciativa para todos los bloggers que ha surgido desde el blog http://uruguayitaysuscafesdelsur.blogspot.com/2009/10/llamada-las-personas-de-buena-voluntad.html te dejo la entrada por si quieres saber sobre que va y en las siguientes entradas encontraras aun más sobre esta iniciativa. Si escribo en anónimo es porque soy una persona que no le gusta hacerse notar y porque si decides ayudar en algo creo que se ha de quedar en casa de uno. Espero no haber importunado a nadie y si este ha sido el caso lo siento.
Un saludo.

Dialoguista dijo...

Muy buena entrada!!!
Me quedé pensando en algo, sobre los colores.
Y ahora estaría bueno hablar de la visión de los animales, dicen que ellos no distiguen los colores, o no todos los animales lo hacen!!!!
Y si, buen consejo, ojo con el ojo en la oscuridad!!! jajajajaj
Besos!!!

Cati dijo...

Gracias, Dialoguista, tomo nota para un próximo artículo. Saludos.

Cati dijo...

Vale, anónimo, pasaré por la página a dar un vistazo. Gracias y un saludo.